Interrogatorios

Me encuentro con un sacerdote católico al que suelo saludar y mantenemos una conversación, desde dos puntos de vista muy diferentes, sobre si la vida humana tiene trascendencia o no. Ambos acordamos en mantener nuestras dudas sobre el hecho. Para terminar y a modo de conclusión, me dice que deberé responder ante dios sólo a una pregunta. Yo le respondo, en cambio, que dios me tendrá que contestar a más de una.

1 comentario:

franCo dijo...

Seguro lo hará, Él tiene tiempo de sobra hace mucho tiempo, y lo va a seguir teniendo, mientras acumula siervos ricos y pobres en planetas colonizados mentalmente.