Final de ciclo


Cada vez más voces señalan que la Iglesia Católica debería abandonar sus actuales presupuestos medievalistas y retornar a los preceptos del cristianismo primigenio. Cuando un proceso quiere volver a su origen –como la pescadilla que se muerde la cola- es porque ha cerrado un ciclo completo de su existencia. Síntoma este de clara decadencia y de agonía final. No será un proceso rápido sino una combustión lenta de un par de siglos quizás.

2 comentarios:

mbb dijo...

lamentablemente no concuerdo, la iglesia es humana y tiene sus errores como todos los hombres los tenemos, pero todo lo que se edifique con Dios perdurara para siempre... a lo mejor si, estamos en decadencia, pero no pereceremos, resurgiremos en una nueva era de amor y fraternidad que vendra, lo batisino...

la última neurona dijo...

Compañero Francisco, 54 veces aparece la palabra Dios en tu blog.

El cambio es el alimento del cerebro.

saludos