Inconvenientes de la fama


Cada vez que uno nuevo se sube al carro de la fama hay que tirarle piedras en forma de palabras. Lapidarlo a críticas para que no piense que es muy diferente del resto de quienes tragan el polvo del camino. Ese es un ejercicio saludable que nos descarga de envidias, nos reconcilia con nosotros mismos y prepara a los famosos de turno bajar a la tierra.

1 comentario:

franCo dijo...

me encanta la palabra "lapidar". lástima que nunca se me ocurre.