Presencia ilusoria



Para alcanzar el nirvana hay que saber que no se es. Habría entonces que pensar que el espejismo de la vida es un reflejo del muestrario de sueños que nos ejercita en la precaria supervivencia.

2 comentarios:

iNFaMoUsJeSt dijo...

tan pocas palabras que escribes y siempre me dejas tratando de entender lo que dices y como esto aplica a mi vida... me va tomar una buena hora =) o mas

cuídate!

frAnco dijo...

Cioran quería algo mejor que el nirvana. Cada cosa entre lo poco que creo entender de él me deja pasmado. Y este blog también. Ya me asustaba que la semana anterior no hubiera aparecido el post dominguero correspondiente.
Saludos.