Caballo de Troya




El capitalismo es enemigo de sí mismo. Tras múltiples dialécticas de sistemas presentados como alternativos y que fracasaron, resulta que ningún ataque ha sido tan efectivo como su propia descomposición interior que lo ha vuelto degenerativo.