Estremecimientos




Thomas Jefferson indicó: «Verdaderamente tiemblo por mi patria cuando pienso que Dios existe.» Ante una idea tan nefasta quién no se echaría a temblar.