Ventaja


Mientras vivimos ganan los que tienen fe frente a quienes no. Este proceso metal – la fe – actúa en la mayoría de los casos como un analgésico ante la angustia existencial, ante el sinsentido que parece el nacer para morir.

Pero una vez muertos basta imaginar que los creyentes tienen razón que existe un dios o una forma de vida trascendente a la material. Entonces qué pasaría con los ateos, con los agnósticos o con quienes ni por asomo se han planteado nunca la idea de dios.
Según me contó, en cierta ocasión, un sacerdote en el reino de los cielos entran los buenos de corazón después de ser preguntados sobre qué han hecho por los demás.
Claro, esto nada tiene que ver con creer o no. El amparo divino debería tener entonces otras reglas que no fueran las impuestas por los monjes de cualquier religión, ya que al final la no creencia no es sinónimo de inexistencia. Menudo chasco entonces.

4 comentarios:

simalme dijo...

Se puede y se debe creer, en nosotros, en el ma?ana, en que todo es para algo...Aunque sea mentira. ?Qué remedio nos queda?.

mario dijo...

"Mientras vivimos ganan los que tienen fe frente a quienes no. Este proceso mental – la fe – actúa en la mayoría de los casos como un analgésico ante la angustia existencial, ante el sinsentido que parece el nacer para morir."

La fe podría resolver el (supuesto) sinsentido, pero no la angustia. Al contrario de lo que se ha dicho tantas veces, yo creo que la incrementa: el no saber si uno se salvará o no (y hablamos de eternidad, glub) puede llegar a ser insoportable. De ahí esa obsesión por acumular capital de salvación que padecen los pobres beatos. Según Weber hasta el capitalismo nació de esa angustia (aunque hay que reconocer que ese invento de la confesión...).
Los ateos, por lo menos, nos ahorramos ese sinvivir.
Un saludo.

bonhamled dijo...

Creo que de mano existe un planteamiento erróneo.
La fe es el "como es imposible creo) de Tertuliano (padre de la iglesia católica). Es decir el armazón arquitectónico de la idea de religión.
Recordemos que religare significa unir y de esta forma religión es una unión conceptual de idea (y por tanto social, política, etc).
para mi el concepto de religión es moral y ético más que político o social.
Es decir la idea de la trascendencia no es importante porque, como decían los epicureos; en vida, la muerte no se presenta y cuando te mueres, la vida no está.
Por eso esa dicotomía es más dialectica y proposicional como modo de proselitismo más que un camino folosófico por el que transitar.
bonhamled

Mario dijo...

Eso de religión sin trascendencia me suena muy raro. Si en algo ha radicado la fuerza de las religiones es en su monopolio del más allá (eso sí, cada una con su más allá; el auténtico, por supuesto). Precisamente por eso se ha perseguido con tanto denuedo cualquier idea que oliera de lejos a epicureísmo.