Mandamiento

¡Qué poco nos queremos, según Dios, si amamos al prójimo como lo amamos!

2 comentarios:

nafra dijo...

hum... un link.
http://elrencordelosbufones.blogspot.com
Saludos y disculpen las molestias.

Maritza Bueno dijo...

Hola de nuevo Francisco,
todavía ando paseándome por tu notas.

Realmente no nos amamos, solo tenemos que fijarnos como nos tratamos a nosotros mismos: exceso de comida, comidas dañinas, falta de ejercicios, lectura y música sin ningún contenido valioso, relaciones perjudiciales, tristezas, depresiones, complejos, miedos, etc.

Me parece que no podemos amar a otro si a las claras nos tratamos tan mal a nosotros mismos.