Infinitud


La eternidad divina es como el juego de un niño que hace y deshace castillos de arena en la playa. Dios es un eterno niño que, aburrido de ser imperecedero, crea y destruye universos a su antojo. Una demostración más de su amarga existencia.

2 comentarios:

LIA dijo...

Dios no existe, nunca se ha demostrado su existencia.

Un beso.

LIA

Blanca dijo...

Te dejo un saludo

Como siempre, es un placer entrar en este blog.

hasta pronto.