Fiestas



La diversión más eficaz en ciertas tribus primitivas era el sacrificio y la muerte de alguna víctima. El vestigio de aquella cultura tiene hoy su reflejo en la fiesta de los toros que va, irrefutablemente, ligada a la muerte en cualquiera de sus diferentes formatos.

2 comentarios:

Laura dijo...

La muerte provocada nunca puede ser cultura, sino que es anti-cultural, porque pensar debe servir para hacernos más racionales y alejarnos de la barbarie animal que nos primitiviza y convierte al ser humano en in-humano.

Alu dijo...

Odio esta "fiesta", reniego de España cada vez que veo a un toro morir. MUERTE A TODOS LOS TOREROS!