Elecciones



Un corazón nunca elige de quién se enamora. Sí, en cambio, de quién se debe desligar.