Adolescencias




No es su juventud, no es su belleza. Lo insultante es su empuje, el descaro de su ignorancia y su caudal de tiempo.